domingo, 27 de septiembre de 2015




AMANTES NÁUFRAGOS



Se tocaron las manos.

Se miraron a los ojos
mientras sus cuerpos
arrastrados por la corriente
se alejaban en silencio.

La luna, cómplice,
observaba escondida
llorando lágrimas de plata
mientras la barca, partida en dos,
zozobraba mar adentro.

Por unos minutos
el mundo dejó de existir.

Llanto sin sonido,
desgarro del alma.
Dolor en silencio,
dolor compartido.

Transgresores de toda ley,
                               al amanecer,
el destino los separó.
Quien sabe a qué lugar los llevaría.

Agotada toda esperanza
se ofrecieron una sonrisa
sin saber si volverán a verse,

pero quedará en sus mentes
el recuerdo de esa noche,
donde fueron uno
por unos instantes...
bajo el mismo cielo.

                    Antonio Baños







 
 

6 comentarios:

  1. Ne gusta tu poema cuando muestra la complicidad compartida de esa noche, siempre quedan los recuerdos.
    un saludo
    fus

    ResponderEliminar
  2. Grscias Fus, por tu comentario y por tu paso por mi espacio.
    Pasare a saludarte y a leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi querido amigo Antonio, yo también hace mucho que no paso por tu casa, estas hermosas letras no las había visto.
    Que agradable sorpresa me acabas de dar, he saltado de alegría.
    Sabes que es un honor verte en mi espacio.
    Gracias a ti y a Loli un gran abrazo para grandes y chicos

    ResponderEliminar
  4. Mi querido amigo Antonio.
    Que alegría verte en mi espacio, cierto que nos vamos ausentando por motivos varios, pero la amistad sincera hace nido en el alma sana.
    Disfruto de nuevo de tus letras maravillosa y profundas.
    Gracias, un fuerte abrazo para Loli, tu y toda la familia.
    Ambar

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, amigo: aquí estoy después de tanto tiempo disfrutando de tus versos.
    En este, como en todos, la interpretación del lector quizás difiera de lo que quiso transmitir el autor. Yo leyendo el poema me sumergí en la negra noche del Estrecho y vi a a varias parejas separarse así en el agua ya cerca de nuestras costas, mientras se hundía la patera que los traía. Un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes, amigo: aquí estoy después de tanto tiempo disfrutando de tus versos.
    En este, como en todos, la interpretación del lector quizás difiera de lo que quiso transmitir el autor. Yo leyendo el poema me sumergí en la negra noche del Estrecho y vi a a varias parejas separarse así en el agua ya cerca de nuestras costas, mientras se hundía la patera que los traía. Un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar